Alarma internacional:  Desmantelar la Junta Nacional de Justicia abre las puertas al fraude

La ex fiscal general de Guatemala, Thelma Aldana, ha manifestado su profunda «preocupación» ante lo que percibe como un claro intento de socavar el funcionamiento de la Junta Nacional de Justicia (JNJ) en Perú. Este país, ya conocido por sus constantes tensiones entre los poderes del Estado, ha captado la atención internacional debido a la reciente desintegración de la JNJ tras una controversial votación en el Congreso de la República.

Ex fiscal general de Guatemala, Thelma Aldana, ha manifestado su profunda «preocupación» ante lo que percibe como un claro intento de socavar el funcionamiento de la Junta Nacional de Justicia (JNJ

En marzo, dos miembros de la JNJ fueron inhabilitados por el pleno del Congreso bajo la acusación de infringir la Constitución. Posteriormente, entre el 6 y el 10 de mayo, una misión internacional de observación arribó a Perú para brindar acompañamiento técnico e independiente sobre la situación. Entre los observadores estaba Thelma Aldana, reconocida por su valiente lucha contra la corrupción en Guatemala, lo que le valió el asedio del llamado ‘pacto de corruptos’.

El 6 de junio, Aldana expresó en una entrevista su alarma ante la aprobación, por parte de la Comisión de Constitución y Reglamento del Parlamento, de un proyecto de reforma constitucional que sustituiría a la JNJ por una nueva escuela nacional de la magistratura. «Vimos con preocupación particularmente la situación de la Junta Nacional de Justicia. Nos hace pensar que hay un ánimo de mermar el funcionamiento de la Junta Nacional de Justicia (…) estamos sumamente preocupados», destacó.

Numerosas voces se han alzado en contra de este dictamen y de las inhabilitaciones de los magistrados Inés Tello y Aldo Vásquez. La relatora especial sobre la independencia de magistrados y abogados de Naciones Unidas, Margaret Satterthwaite, declaró en abril que «una serie de acciones parecen destinadas a socavar el funcionamiento independiente de la JNJ».

Relatora de Naciones Unidas, Margaret Satterthwaite, declaró en abril que «una serie de acciones parecen destinadas a socavar el funcionamiento independiente de la JNJ».

PREPARAN CONDICIONES PARA FRAUDE ELECTORAL

La JNJ desempeña un papel crucial en Perú, siendo responsable de nombrar, suspender y destituir fiscales y jueces, así como de elegir a los líderes de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) y del Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec). Su existencia es vital para las elecciones previstas en 2026. Detrás de estas medidas está el partido Fuerza Popular, liderado por Keiko Fujimori, quien ha cuestionado la legitimidad de sus derrotas electorales pasadas alegando «fraude». Lo que viene ocurriendo en Perú, muestra que el camino de tomar el control del sistema electoral, enrumba a un manejo fraudulento del próximo proceso.

«Se quiere hacer un control de la JNJ. Es evidente que para suprimirla y crear un ente. Esto es una voz de alarma. Desde el Congreso actúan contrario a los estándares internacionales», advirtió Aldana. La misión internacional de observación publicó un informe lamentando «el avance de iniciativas de reforma legal que se orientan al desplazamiento y concentración de poder hacia el Congreso nacional u otros órganos».

Aldana subrayó la gravedad de estos hechos, recordando que la JNJ surgió tras un referendo nacional en 2018, en el cual el 86 % de los votantes respaldó su creación. La JNJ reemplazó al corrupto Consejo Nacional de la Magistratura, implicado en el escándalo ‘Cuellos Blancos del Puerto’. «Logró más del 80 %, ese origen es importante. Lo que nuestros países deben aspirar es a tener instituciones, no a la persona de turno ni a desaparecer la institución», concluyó Aldana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *