LA GUERRA EN “LAS SOMBRAS”

Irán e Israel deciden transparentar su guerra de hace 40 años

Se perfila, con rapidez inusitada, un nuevo equilibrio geopolítico en el mundo. El conflicto Irán-Israel, la guerra Rusia-OTAN en Ucrania y la delicada situación de Taiwán gatillan tal desenlace.  En medio oriente Irán se convierte en un poder hegemónico y pasa a formar parte de “los grandes”. La hegemonía mundial de EE. UU. se sostiene con creciente dificultad, mientras se consolida la posición China como alternativa. En ese contexto, Israel está siendo encapsulado en su propia locura.

El común de los ciudadanos del mundo creía que el conflicto bélico entre Irán e Israel se iniciaba con el bombardeo israelí al Consulado de Irán en Damasco (01.04.24) y la respuesta de Irán bombardeando bases estratégicas del gobierno sionista (13.04.24). Esa, parecer ser, la narrativa conveniente para occidente.  ¡Cualquier cosa, menos la verdad! A pesar de que saben perfectamente que esa guerra tiene más 40 años y, en ella, siempre estuvieron presentes EEUU y sus aliados europeos tratando de sostener su hegemonía. Veamos un poco de historia.

En 1950 el Sha Mohamad Reza Pahlevi, jefe político-religioso de Irán, fue uno de los primeros en reconocer la existencia del Estado Judío cuando el resto de los estados musulmanes de la región se la negaban. Este “gesto político” tenía bajo el brazo el negocio de petróleo: Irán producía e Israel compraba a precios menores de los que fijaba el mercado. Esta relación de intereses fue creciendo hasta tal punto que, en los primeros años de los 70 del siglo XX, firmaron un Proyecto de producción conjunta de misiles.

Esa situación cambió con la Revolución Islámica (1979) cuando multitudes de estudiantes, obreros y grupos islámicos, dirigidos por una sorprendente alianza de islamistas integristas más guerrillas comunistas repudiaban la “modernización[1] de la sociedad iraní y la conversión del Sha en títere de Washington. Las masas exigieron la renuncia del Sha por dirigir un régimen entreguista y por el derrocamiento de Mohamma Mosaddeq, que lideró la nacionalización de los campos petroleros iraníes en perjuicio de empresas norteamericanas e inglesas.

Con la caída de Reza Pahlevi, la conducción del gobierno de Irán recae en el Ayatola Ali Jomeini (clérigo y líder supremo con mando sobre las FFAA) y Ebrahim Raisi (Presidente encargado de la administración del gobierno). Nunca negaron su carácter ultraconservador y no dudaron en ejecutar a opositores incómodos, vigilar policialmente la vestimenta de las mujeres y encarcelar homosexuales, lesbianas, etc. Por ello, se le cataloga como el más conservador entre los regímenes conservadores de medio oriente.

El nuevo régimen se declaraba abiertamente enemigo de EE. UU. a quien había “bautizado” como el “gran Satán” mientras que a Israel lo denominaba el “pequeño Satán”. Iraníes y estadounidenses, con Israel en medio, tienen más de 40 años sin haber resuelto sus diferencias que, a menudo, prefirieron inducirlo hacia enfrentamientos armados y acciones terroristas de ambos lados, aunque solo desde EEUU e Israel, establecieron sanciones de todo tipo en contra de Irán. En 2016, Ali Jomeini reitera al mundo que «Irán tiene muchos enemigos, grandes y pequeños. Está la pérfida Gran Bretaña. Pero el primero de todos es Estados Unidos, ese régimen sionista, siniestro y canceroso»

En ese marco, la política de Irán cambió radicalmente respecto de Israel.  Lo convirtió en su enemigo mortal y le niega el derecho a tener un Estado porque “está asentado en territorios despojados a los Palestinos”.

En 1989, Ayatola Ali Jomeini era consciente de la superioridad militar israelí y, mientras resolvía dicha asimetría, optó por financiar y entrenar militarmente a movimientos levantados en armas como Hamas, Hezbola y los huties del Yemen que se encargarían de hostigar a Israel y protagonizar la “guerra en las sombras”.

Ese tipo de guerra, si el conflicto Irán-Israel escala, habría terminado el 1°-04-2024 cuando Israel decide bombardear la sede consular de Irán en Damasco por “haber apoyado” la acción de Hamas el 7-10-2023. En respuesta, el 13.04.2024 Irán atacó Israel con drones equipados militarmente y misiles ultramodernos dirigidos a objetivos estratégicos del gobierno sionista. 

Según Irán este ataque fue en legítima defensa y solo como demostración de que Irán estaba en capacidad de penetrar los sistemas de defensa israelí. Entre sus demandas, el gobierno iraní exige que Israel pare el genocidio en Gaza.  Además, recomienda que Israel se abstenga de atacar Irán en represalia porque la respuesta podría ser mayor y más contundente.

La “guerra en las sombras”

Seguramente hay centenares de hechos que dan cuenta de la “guerra en las sombras” que libraron Israel e Irán a partir de la Revolución Islámica.  Los analistas coinciden en señalar como más notables los siguientes:

En 1982, Israel invade Líbano tratando de eliminar a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) que, a su vez, tenía como objetivo principal la destrucción del Estado sionista y recuperar su territorio. Este hecho se convirtió en la razón para que Irán ponga en marcha su “guerra en las sombras” contra Israel.

Los cruentos atentados en Argentina (1992 y 1994) contra la Embajada de Israel y la Asociación Mutualista Israelita Argentina, tuvieron una gran repercusión geopolítica.  Irán no los reivindicó, pero Milei, pro-sionista, ha dicho que esos atentados son iranies. Israel, por su parte, ha asesinado a científicos iranies por ser miembros del equipo encargado del Programa Nuclear de Irán. A mediados 2020, matan al General Soleimani, líder prestigiado con visión de país, pero sumamente incómodo para Israel y EEUU.

Para sostener ese tipo de guerra, Irán promueve la organización de proxys, grupos levantados en armas respaldados por Irán en Irak, Siria, Líbano y Yemen, que, según el gobierno sionista “constituyen una amenaza creciente para la seguridad de Israel”. Veamos los más importantes:

  • Hezvollah, es el grupo más antiguo y poderoso que opera desde 1980. Su influencia en la política y economía del Líbano es creciente. Militarmente está equipado con cohetes de última generación y de largo alcance que pone en tensión al gobierno sionista. Su arsenal incluye más de 150 mil cohetes y municiones guiadas con alta precisión que, entre otros, fueron usados en el ataque Israel el 13 de abril. La “guerra en las sombras” podría acreditar miles de acciones armadas en territorio israelí con las consiguientes respuestas de su gobierno, también apelando a la estrategia de las “sombras”.
  • La Jihad Islámica, es un grupo armado no shiita cuyos promotores son palestinos en Gaza y es más antigua que Hamás. Tiene efectivos en Gaza y participó en el ataque del 7 de octubre. Tiene presencia en Cisjordania, aunque es un grupo relativamente pequeño, ha logrado desestabilizar el norte de Cisjordania y, según el gobierno sionista, representa una amenaza creciente.
  • Los huties del Yemen, respaldados por Irán como los otros, operan desde 2015 y han sido catalogados como amenaza para Israel. Los hutíes reciben asistencia técnica y militar de Irán, llegando a montar una industria local para producir misiles y drones de largo alcance. Después del 7 de octubre, los hutíes atacaron Eilat (Israel) utilizando drones y misiles de crucero y luego misiles balísticos, sin dejar de atacar barcos comerciales vinculados a Israel.

Lima, 25 de abril de 2024


[1] Eran las reformas del Sha destinadas a occidentalizar la República Islámica acabando tradiciones y costumbres del mundo islámico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *