Complejo Monumental a los Héroes del Alto de la Alianza: Entre la Concepción Dialéctica y la Metafísica

Cada 26 de mayo, al conmemorarse la batalla del Alto de la Alianza, se destaca la presencia de un complejo monumental en lo que fue parte del escenario de la batalla. Sin embargo, las discusiones suelen centrarse en su forma y, en el mejor de los casos, en lo que podría representar. Poco se ha hablado sobre la concepción que guió la creación de este monumento, que ha sido declarado Patrimonio Cultural de la Nación.

La Verdadera Historia

Corrían los años setenta, en pleno gobierno militar de Morales Bermúdez, tras el derrocamiento de Juan Velasco Alvarado. En aquel entonces, el general Héctor Cornejo Villanueva, tacneño y presidente de la Corporación de Desarrollo de Tacna, estaba decidido a rendir homenaje a quienes combatieron en el Campo de la Alianza.

Convocó a un grupo de arquitectos para discutir sobre el monumento. La reunión tuvo lugar en la sede de la Corporación, en la avenida Hipólito Unanue. Entre los participantes estaban Luis Veliz La Vera, Eduardo Ramal Pesantes, Enrique Vargas Giles, Alberto Yabar Jibaja, Carlos Salas y Jesús Suárez Berenguela, entonces bachiller.

El general Cornejo Villanueva expuso su idea de erigir un monumento en honor a los combatientes en el Campo de la Alianza. Presentó imágenes de posibles diseños, como una enorme cruz iluminada desde abajo con reflectores o tres cruces de concreto en el campo de batalla y hasta uno que era casi una copia del arco existente en el puesto fronterizo de Chacalluta, de entonces. Estos proyectos reflejaban una concepción metafísica de lo que se quería representar, buscando transmitir un mensaje atemporal y estético.

El Salto a la Concepción Dialéctica

El arquitecto Suárez Berenguela, intervino proponiendo una visión dialéctica del monumento. Argumentó que este no debía limitarse a una visión estática de la historia, sino que debía reflejar la dinámica histórica desde la derrota en el Campo de la Alianza hasta el retorno triunfante de Tacna al Perú; debería, además, incorporar elementos simbólicos, que fomenten una reflexión crítica sobre el período que iba a representar y una síntesis de las lecciones históricas. Esta concepción fue acogida entusiastamente por el general Cornejo Villanueva, marcando un cambio significativo en el enfoque del proyecto.

Elaboración y Desarrollo del Proyecto

Bajo esta nueva concepción dialéctica, el arquitecto Enrique Vargas Giles, luego de ganar el concurso convocado para este fin, elaboró y desarrolló el proyecto del monumento. Este refleja la secuencia histórica desde la derrota en la batalla del Alto de la Alianza, con el conjunto de enormes piedras a manera de derrumbe, hasta la victoria con el retorno de Tacna al Perú, representada por un alto obelisco inclinado al sur. Entre ambos extremos bloques representando diferentes etapas y roles de los actores sociales en la resistencia, entre ellos el de la mujer tacneña, y de la de la población de Tacna y de Arica. Las esculturas que acompañarían el monumento fueron diseñadas inicialmente, por Pedro Peruko Ccopacatty, escultor aymara egresado de la Escuela de Bellas Artes, aunque fueron finalmente realizadas por Holger Carpio Deztre. La construcción de la obra civil, estuvo a cargo de un equipo dirigido por el ingeniero Jorge Espinoza Cáceres.

Falta de Respeto a las Ideas y Violación de la Historia

Desafortunadamente, desde su construcción, el monumento ha sido objeto de interferencias que han desnaturalizado su concepto original. La adición de una escalera entre los bloques de concreto y la colocación de pinturas y cuadros en su exterior han desvirtuado parte de su esencia.

Es crucial que las autoridades de Tacna reconozcan la importancia de preservar la esencia de este Complejo Monumental, que es Patrimonio Cultural de la Nación, que no solo rinde homenaje a la historia de Tacna, sino que también representa uno de los pocos ejemplos de concepción dialéctica en los monumentos del Perú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *